miércoles, 16 de noviembre de 2011

ACREDITACION DE LAS UNIDADES DE GESTION CLINICA DEL SISTEMA SANITARIO PUBLICO DE ANDALUCIA: SHACKLETON SIGUE BUSCANDO



Cuando Sir Ernest Shackleton planificó el asalto definitivo de la fria Antartida, prometió a los hombres que se embarcasen en tan delicada aventura, sobre todo, honor. Honor a cambio de frio, penalidades y un retorno dudoso. Por extraño que nos parezca, unos cuantos de miles de personas se apuntaron a tan arriesgado negocio. La acreditación de una UGC en el ámbito de la Atencion Primaria, presenta muchas similitudes con el proyecto de Shakleton. Motivación intinseca (esas miles de personas seguro que la tenían) es lo que a raudales necesitan los profesionales que trabajan en el SSPA. ¿ Puede convetirse la acreditacion de una unidad (desarrollo efectivo de una gestion clinica inteligente y autoctona) en la medicina que ayude a curar la quemazón reinante entre los profesionales ? Nosotros creemos que sí. La UGC Lucano, del Distrito Sanitario Córdoba, funciona desde Enero de 2007. Es un centro urbano, sito en el corazón del casco antiguo de la ciudad de Corduba. Atiende a una población de unas 13.000 personas. El proceso de acreditación de la unidad comenzó en Septiembre de 2010 y finalizará en Octubre de 2011. ¿ Qué ha ocurrido desde entonces ? ¿ Sirve para algo acreditar una UGC ? En primer lugar el estar involucrados en un proceso de acreditación ya implica de entrada generar un estado de ánimo. Si una organización no cuida su estado de ánimo, su clima organizacional, se arriesga en primer lugar a que su producto sea de baja calidad y en segundo lugar a generar desmotivación y a una fuga de “talentos”. “ Esto es cosa de directivos,” “ No sirve para cambiar el día a día de mi trabajo”, “No vamos a ganar más dinero”, “No nos darán nada a cambio”, “Evalúan cosas irreales”...estos son los comentarios más frecuentes realizados por los profesionales sobre la acreditación de una UGC. Una vez realizada la ruta de la acreditación, nuestras reflexiones al respecto son las siguientes: La acreditación de una unidad puede servir para que un grupo de profesionales que en teoría luchan por conseguir unos objetivos comunes, tomen conciencia de que su trabajo diario tiene algún sentido. La acreditación puede mejorar el trabajo en Equipo, potenciar la Cohesión del grupo y el compromiso de los profesionales con la organización. Puede servir para acercar los Equipos Directivos a las Bases. La acreditación de una unidad puede convertirse en una excelente píldora contra la rutina, el tedio y el sin sentido que a veces rodea el trabajo diario. La acreditación de una unidad puede representar la respuesta al interrogante ¿Y ahora qué? La acreditación puede dar a una unidad una imagen de innovación y creatividad, dotándola de personalidad propia y motivación.
Las mejoras observadas en la unidad ya son palpables: Generación de un ambiente de colaboración e implicación a todos los niveles, identificación con una misión, visión y valores consensuados por todos, sentimiento de pertenencia a un grupo con objetivos comunes. La acreditación supondrá sin duda un antes y un después. Y es que Shackleton está de vuelta y sigue buscando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada